Blue Fuerteventura

Como bien sabréis muchos de vosotros por mis rrss ¡Estoy en Fuerteventura! Cuando Marc me regalo este viaje, en principio era un viaje a Tenerife, otra de las islas Canarias. Me pareció tan raro que me regalara un viaje a un sitio del que nunca habíamos hablado, yo soy una persona bastante extrovertida y me paso la vida pidiendo viajes a lugares que me encantaría visitar o cosas que me gustaría tener. Tenerife, o las islas Canarias en general nunca antes me habían llamado la atención, hasta ahora.

Durante los meses anteriores a este viaje, barajamos la posibilidad de cambiar el destino, pero a mi no me parecía bien el cambio ya que yo soy muy partidaria de “A caballo regalaó…” pero un día le dije a Marc que la isla que mas buenas vibraciones me daba era Fuerteventura, y la verdad no me importa equivocarme, pero que bien sienta saber que he acertado sin ninguna duda.

Y aquí estamos, en una isla mágica, una isla tranquila, una isla natural, una isla azul, azul y blanca, pero sobretodo azul, muy azul.

Cuando llegamos aquí no éramos conscientes de la tranquilidad que aporta este lugar, como isla canaria que es no puedo decir nada malo acerca de su gastronomía, el clima es particular, estamos en noviembre y hoy mismo me he tirado todo el día metida en la piscina, pero de golpe te puede caer el chaparrón más fuerte de tu vida, sin hablar del viento, el mayor enemigo para una tía que se tira el día haciéndose fotos, pero a pesar del clima, el descanso y el desahogo del agobio que nos da la ciudad es impagable.

Mañana es nuestro último día, después de 5 días increíbles volvemos a Barcelona y con ello a nuestra rutina, no es que me haga mucha gracia decirle adiós a todo esto, pero soy de esas personas que nada más poner un pie fuera de casa ya la estoy echando de menos, así que con todos los bártulos preparados nos disponemos a pasar nuestra última noche en una isla que parece haberse escapado del mismo Caribe, por mi parte os dejo unas fotos de los primeros días.

Morro Jable, un pequeño rincon de la isla, situado al sur, proximo a nuestro hotel, con miles de casas de colores, donde también predominaba el color blanco, el segundo día intentamos ir a la playa de cofete pero la lluvia nos lo impidió y decidimos parar en este pueblecito para visitar su playa y comer en un restaurante con unas preciosas vistas al mar llamado La laja.


Hotel Melia Gorriones, un precioso resort perdido en el paraiso de esta isla, situado delante de playa Barca, una playa de arena blanca, una de las playas de sotavento, enorme, y con un paisaje montañoso de lo mas especial.



Playa La Barca (Playa de nuestro hotel), es tan extensa que en la arena se forman pequeños lagos que hacen que la arena brille aún más, una playa perfecta para surferos, y con el mejor paisaje de Fuerteventura.


Dunas de Corralejo, el pequeño desierto en el norte de la isla, es tan bonito que ni el viento estropeaba el momento, un paisaje que no tiene nada que envidiar al Sahara.


Playas de corralejo, llenas de dunas, de arena blanca y gran oleaje, tranquilas y muy pero que muy bonitas.

Chaqueta tejana
: Guess; Top crochet: Zara; Falda: Pull&bear; Bikini: Agüita Swimnwear; Vestido: Oysho; Bañador: Asos; Brazalete: KenzoXhm.

LV.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s